martes, noviembre 18, 2014


Un satélite se ha posado sobre un cometa, es el avance tecnológico más importante de la era espacial realizado por la Unión Europea llevando, tras diez años de viaje en el espacio, a la sonda Rosetta hasta la ubicación correcta y ahí hacer bajar en un tramo de más de seis horas, a Philae.
Sobre un acantilado, a un kilómetro de aproximación de la ruta estimada, en la superficie rocosa del cometa que es más grande que el Monte Fuji de Japón, tiene un núcleo helado, 4 kilómetros de ancho y una rotación de 12 horas sobre su orbita, hizo historia la ciencia espacial.
La sonda Philae se separa con éxito de la sonda Rosetta y su anuncio nos deja perplejos, llenos de emoción y cambia un segundo la tristeza de nuestros ojos y la incertidumbre de todos nuestros destinos, si, hay algo espectacular que celebrar, si, allá muy lejos, en la ancha vastedad de un infinito espacio en donde quizás haya más paz que en cualquiera de nuestros hoy corazones moribundos.
Llegó, Triunfó,  alcanzó al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, cuyo nombre es de lo más complicado a pesar de su ya histórica fama.
Lo visita, nos manda fotografías, tiene acantilados y rocas de 12 metros de alto…ahh, cómo quisiera que esos fueran nuestros retos, de esos metros.
Aterrizo en Tierra, sigo con esa emoción, seguiré su viaje en ese cometa, como también seguiré el andar de todos hacia lo que nadie sabe, en que acabará.

Soldesoles.blogspot.com

domingo, noviembre 02, 2014

ALTAR DE LOS MUERTOS


El culto a los muertos siempre se manifestó en diferentes culturas de Europa y Asia, como la china, la árabe o la egipcia, pero en las culturas prehispánicas del continente americano no ha sido de menor importancia y en México, la visión y la iconografía sobre la muerte  son notables debido a ciertas características especiales, como el sentido solemne, festivo, jocoso y religioso que se ha dado a este culto, el cual pervive hasta nuestros días.
La muerte es un personaje omnipresente en el arte mexicano con una riquísima variedad representativa: desde diosa, protagonista de cuentos y leyendas, personaje crítico de la sociedad, hasta invitada sonriente a nuestra mesa y estamos a unos días, de esta sagrada y pagana festividad que los mexicanos llevamos a cabo los días primero y dos de Noviembre.
 En México, las culturas indígenas concebían a la muerte como una unidad dialéctica: el binomio vida-muerte, lo que hacía que la muerte conviviera en todas las manifestaciones de su cultura.
Que su símbolo o glifo apareciera por doquier, que se le invocara en todo momento y que se representara en una sola figura, es lo que ha hecho que su celebración siga viva en el tiempo.
Entender la muerte y su significado, labor que abarca momentos de innumerables reflexiones, rituales y ceremonias de diversa índole, lo que ha erigido el máximo símbolo plástico de la representación de esta festividad: el Altar de Muertos.
Esta representación es quizá la tradición más importante de la cultura popular mexicana y una de las más conocidas internacionalmente; incluso es considerada y protegida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.
Gráficamente, la idea de la muerte como un ser descarnado siempre estuvo presente en la cosmovisión prehispánica, de lo que hay registros en las etnias totonaca, nahua, mexica y maya, entre otras.
 En esta época era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento. El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba en el noveno mes del calendario solar mexicano, iniciando en agosto y celebrándose durante todo el mes.
Se acerca la festividad más importante de los mexicanos.
Pero hay un sentimiento unánime de no entender hoy nada, hay un Altar de Muertos que duele demasiado, la fecha se junta con la tragedia y hay un trofeo de vergüenza para el mundo, sin duda, estamos en los días en los que no hay motivos para celebrar nada.

Soldesoles.blogspot.com